Por tu jardín y tu tormenta...



Recorro uno a uno tus silencios,
persigo con delicadeza de colibrí cada suspiro
que brota de tu pecho.

Ese aroma a alma pesada y meditabunda,
que se desmorona por las comisuras 
de esos labios 
color carmín.

Color corazón,
color sangre,
color beso.

Te sigo con la mirada,
mientras tus manos y sus dedos llenos de arte
se debaten con la espesa niebla.

...Te pienso...
Entre sombras infinitas.




Selección del Editor...

Cranberries disecadas..

Tengo un corazón delator...

Tú tienes sangre fría. Yo, demasiada fiebre.

La difusa calma del vacío...

No dejes nada para después…

Soliloquios y fantasmas...

Vivir a módicas cuotas..

Escrito al viento...

Círculo vicioso...

Ahí, en lo más profundo del alma...