Short story of a night when i died..

En la parte más fría y trémula del invierno, 
descubrí que en mí (♪ si-mi-sol 
siempre habitó un cálido sol 
que se elevaba con tu voz. 

Un extraño verano invisible que tocaba mi piel
y la dejaba muda, me incendiaba los labios
con una sonrisa extenuante y estúpida,
inofensiva.

El alma se paralizaba, o tal vez era el tiempo,
el vino,  y esa bendita sensación de ser invencible.
Etérea, eterna. Una completa imbécil.

El spleen, la melancolía  
y hasta la ausencia 
Desaparecían, 
Temblaban. 

Descubrí que cada palabra 
Era una forma diferente a la anterior 
Y aún más bella… 
De Morir!! 


 Transmigrar, mutar, volar, transformar, mimetizar o cualquiera de las pendejadas que uno piensa cuando ha bebido.
(Tu voz, la música, el vino.) 
Dejé de temer...

4 comentarios:

Clochard dijo...

Señorita Amarilla mucho tiempo sin encontrarla, sin poder leer sus inspiradas pendejadas. Qué es de su ocupada y siempre creativa vida? Le dejo un abrazo arbóreo lleno de pájaros azules y huevadas como luciérnagas y bichos ridículos. La verdad no sé por dónde empezar aún no sé dónde está el paisaje, pero el puñal ya lo tengo jé no está tan lejos. Es una lastima que no sea mi voz.

Paola Ortiz dijo...

Caballero, "hace frío y hace tiempo.." qué es de su colorida vida? en qué lugar del mundo habita?
Mi vida menos teatral y menos danzante, pero si más musical y un poco ocupada, hay nuevos proyectos, conoces www.revistamprende.com?? ;) Teniendo en cuenta que la canción es excelente, que el día amanece con sol, (te dejo un abrazo azul-lado (azul sol)) toda la buena energía para ti.

Carol Love dijo...

Bellísimo..

Llegué por la imagen de arriba, me encanta

Paola Ortiz dijo...

Gracias Carol Love!! Un abrazo, siempre bienvenida!!