El café de la mañana..

Paola Ortiz, Café de la mañana
"El café debe ser caliente como el infierno, negro como el diablo, puro como un ángel, y dulce como el amor". (M. De Talleyrand-Périgord)

Despertabamos con el vientre lleno de ilusión,
con la manos aun llenas de piel inmaculada,
de ilusión, de besos, de nuevos recuerdos,
y después de disfrazarnos con la piel del otro,
nos levantabamos a preparar café...
Oscuro, con pepitas, único...
Dulce como el amor.

6 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Es cierto.

El café no es algo "pasatista".

Un gusto leerte otra vez.

Un abrazo.

leonardo dijo...

Amarilla, que linda edición fotográfica, me alegra ver el resultado de café con pájaros, ya quiero el resultado de ojos de papel y machinerie para hacer pajaros.
Un saludo desde este inferno veraniego.
Leo.

Paola Ortiz dijo...

Apreciado Gaucho Santillán,

Gracias por tu visita, siempre tan agradable, un abrazo grande y que tengas un excelente café cada mañana..

Paola Ortiz dijo...

Leo, gracias, lamento decir que ojos de papel sufrió un pequeño accidente con fuego y a la machinerie le faltan piezas..

Anónimo dijo...

Algunas veces el café no tiene dulce, algunas veces el café es amargo..

Paola Ortiz dijo...

A decir verdad, lo tomó sin azúcar la mayoría del tiempo, pero sigue teniendo excelente sabor, depende del animo, del clima y de la interpretación...