"..sin olvidar las sobras de la hormiga que siempre viaja de remotas estrellas para estar a la hora en nuestra cena aunque las migas sean amargas"..EM

"La terredad de un pájaro es su canto, lo que en su pecho vuelve al mundo con los ecos de un coro invisible desde un bosque muerto”... Montejo

Nuestra terredad se compone de melodía, armonía y ritmo, incluso de pequeños silencios que se visten de blanco y negro, que se ubican entre la nada que nos precede y la que nos sigue.
Un instante....
Enanos y distantes,
esos pájaros suspendidos en el aire,
 engalanados frente al ventanal, segundos más frágiles que los anteriores.

Un cielo gris, trémulo,
una vela encendida a los santos que nadie venera,
un quirófano repleto de gente sin rostro y de ojos parcos,
una sala de espera a reventar de esperanza…

…Segundos más frágiles que los anteriores, respiración profunda y sonora, un pañuelo con pequeñas letras bordadas en hilo rojo, una pulsación, dos pulsaciones, silencio.
Uno, dos, tres granitos de tierra para completar esa infinita terredad.
.
..
...
.... es espera, eso es, terredad es espera, más liviana que un árbol en otoño, al tiempo, más pesada que en verano con todo y su sombra.
Memorias, recuerdos, instantes distantes,
con aroma a agua de hierbas de hospital.
Lugares comunes. Verborrea desbordante.

Ojos que miran el suelo intentando encontrar palabras que los hombrecitos presurosos, vestidos de azul quirófano, con olor a desinfectante en las manos, no se atreven a musitar.

Es espera, eso es, terredad es espera, con un poco de melodía, armonía y ritmo, incluso con grandes e infinitos silencios incoloros.

1 comentario:

Paola Ortiz dijo...

Oigo los pájaros afuera,
otros, no los de ayer que ya perdimos,
los nuevos silbos inocentes.
Y no sé si son pájaros,
si alguien que ya no soy los sigue oyendo
a media vida bajo el sol de la tierra.
Quizás es el deseo de retener su voz salvaje
en la mitad de la estación
antes que de los árboles se alejen.

Alguien que he sido o soy, no sé,
oye o recuerda,
si hay algo real dentro de mí son ellos,
más que yo mismo, más que el sol afuera,
si es musical la fuerza que hace girar el mundo,
no ha habido nunca sino pájaros,
el canto de los pájaros
que nos trae y nos lleva. EM