Días de la semana..

El pequeño vacío inconcluso ubicado justo en esa parte impalpable de tu carne, al estilo de un aire metafísico, es lo que te hace detestable, bien lo dijiste ese día que Dios estuvo enfermo y todo resulto de maravilla, hablaste de arte, idiotecas, semiología, simbología, fotografía, del claustro de un silencio, de la difusa calma del vacío, del presente sin pasado desapercibido, de las conversaciones surrealistas de unos cuantos desconocidos, al tiempo que la luz tísica de la calle se agachaba a beber un poco del misterio jorobado de conocerte a fondo, así como a las cajitas de música, que hay que desbaratar para llegar a la rueda punteada tipo braille.
[Braille,
el braille de tu piel,
que resulta ser
absolutamente encantador.
Indeleble.
Y fue un sábado en tus pestañas infinitas, donde bebí como ternero la sangre de un poeta visual que musita las imágenes más hermosas jamás escuchadas, mientras seduce al mundo a su antojo; ese mundo, ese número crecido de cuerpos inorgánicos que aplauden en silencio como si fueran niños y genios remendados en lo más profundo de su sistema biliar. Fue viernes cada dos horas, luego todos los días, e incrementa el deseo por degustar el café más exquisito, humeante y sublime del mundo, esa mezcla molida de “queréme” y cafeína que resulta tan embriagante. Hasta podría ser viernes cada dos horas todos los días, llenos de flores naranja y círculos coloridos. Y fue jueves de
Leonard Cohen, La calle entre la 12 y la 14, Curso de Reanimación de Pájaros Amarillos, Silencios Visuales, Peligro Niños Pensando, Espasmos Lírico-Dramáticos, Oren Lavie, Chismografía Foto-lógica, Macadamia, Poesía, Enfermedades inspiradoras tipo i-Musa, Conversaciones Bizantinas tipo buseta Jueves de búhos en el corazón que se dedican a amar-arte- y Ya!
Y fue miércoles de seducir la carne a moverse con las notas convulsivas de la vitrola, el son cubano que sale de los sombreros de cantantes magníficos, mientras se derrite el tiempo con un poco de anís. Fue martes o lunes, en verdad que importancia tiene el nombre del día, sólo la frase pronunciada, “Todo va a estar bien!” ..y como por arte de magia los días se iluminan, son días de sol, días de sol junto al hombre maravilloso, sublime, lleno de colores netamente místicos.

2 comentarios:

Común dijo...

Hola!!!!!

Gracias por pasar por mi humilde casa, tienes un blos cúper-interesante.

Buen domingo y un abrazo de oso.

Pao**Ortiz dijo...

Gracias a ti por pasar por acá también!! Hermosas fotografías e historias de gente que hace diferente este mundo con sus pequeñas cosas, y pequeños lugares.
Un abrazo muy grande para ti